Un lugar de ninfas y monstruos marinos, de hadas y héroes; tierra de hechizos y sortilegios, cantada por D’Annunzio, celebrada por los viajeros ingleses del Ochocientos: Reggio Calabria alimenta su magia, suspendida entre cuento y realidad. Proyectada hacia un futuro mediterráneo, conserva toda la tibieza tranquilizadora de la ciudad de provincia y el atractivo de la localidad turística. Los paisajes, la vegetación, los colores, el perfume del azahar y del bergamoto: el ser mediterráneo de Reggio Calabria se manifiesta con una sorprendente variedad de sugestiones.

El paseo marítimo es la síntesis perfecta de todo ello: una apoteosis de palmeras, ficus, especies tropicales y exóticas, a pocos metros de la orilla del mar, uno de los escenarios más encantadores del mundo. Entre naturaleza e historia, cultura y tradiciones, diversión y curiosidad, un viaje para descubrir la ciudad del Hada Morgana. Reggio Calabria es una ciudad de arte y ciencia, orgullosa de la herencia de un pasado glorioso, orientada hacia un futuro de desarrollo y progreso. El Museo Arqueológico Nacional conserva magníficas y antiguas memorias de edad prehistórica, griega y romana, y los vigorosos guerreros de Riace parecen defender toda esta riqueza; el arte tiene su lugar representativo en el Teatro Municipal Francesco Cilea, que revive hoy todo el esplendor de un tiempo.

 

La universidad “Mediterránea”, la universidad para Extranjeros, la academia de Bellas Artes, el Conservatorio representan los “motores” del saber, en una realidad que posee un nivel de secularización entre los más altos de Italia. Reggio Calabria es una ciudad en continuo fermento cultural: desde el cine a la literatura, desde el aspecto social al deporte, se multiplican círculos y asociaciones, con grupos de jóvenes que debaten sobre los temas más diferentes.



Se la "APSIA" il più santo dei fiumi, nel mare, trovare una donna sposata e un uomo, fondò una città, dopo che Dio si concede la terra Ausonia